Los usuarios de la versión beta de Windows Vista han observado que otros sistemas con Windows Vista intentan constantemente establecer contacto con sus PCs.

El fenómeno sorprendió a numerosos desarrolladores y beta-testers. Repentinamente, sus sistemas comenzaban a recibir misteriosas llamadas externas. El tráfico era de un tipo que desconocían. No se trataba de ataques de negación de servicio (DoS); tampoco eran troyanos al acecho; ni tampoco estaban expuestos los puertos hacia el exterior.

La explicación era que Microsoft había incorporado en Windows Vista Beta una nueva forma de comunicación P2P, denominada PNRP (Peer Name Resolution Protocol). Así, los sistemas en que esté instalada la versión beta intentan establecer contacto recíproco inmediatamente después de haber sido iniciados, escribe News.com.

La situación motivó a preocupados desarrolladores a contactar al Instituto SANS, que monitorea el tráfico maligno en Internet. La entidad pudo constatar que “sólo se trataba de Microsoft hablando con Microsoft”, mediante su programa beta.

Fuente: DiarioTI.com