El número de muertos provocados por el terremoto y posteriores maremotos en varios países del sur y este de Asia, además de la nación africana de Somalia, es superior a los 80.000.

Las previsiones oficiales de la magnitud de la catástrofe en lugares más castigados (Indonesia, Sri Lanka y Tailandia) elevan la cifra hasta los 100.000 muertos.

En Sri Lanka el número de muertos llega a 22.493, la mayoría en las regiones orientales. Las autoridades temen que el número total de víctimas mortales pueda ser de 25.000.

En la India la cifra de muertos está en los 12.500. En Indonesia el recuento provisional asciende a las 36.268 personas según el Ministerio de Salud, todas ellas en la isla de Sumatra, el epicentro de la tragedia.

El vicepresidente de Indonesia, Yusuf Kalla, ha indicado que el número de muertes en el archipiélago podría totalizar las 40.000.

En Tailandia, la última cifra del Ministerio del Interior es de 1.657 fallecidos, de los cuales unos 700 son turistas extranjeros.

En Malasia se cuenta un total de 65 víctimas mortales, en Maldivas 55 y en Myanmar (Birmania) al menos 90 personas habrían perecido.

En Bangladesh se mantiene la cifra de dos personas muertas y en Somalia el recuento alcanza los 38 muertos.

En Tanzania, al menos diez personas fallecidas, según la policía, y otra más ha fallecido en Kenia.

Peligro de epidemias

Las autoridades de los países afectados continúan con los enterramientos masivos en fosas comunes para evitar epidemias.

Mientras, en los hospitales continúan centenares de cadáveres sin identificar por sus familias.

Las autoridades han explicado que en las actuales circunstancias es muy difícil mantener los cadáveres dado su deterioro y destacaron el alto riesgo de brotes epidémicos.

Fuente: Cplus.es